pensamiento


Tu niño interior
Conecta con tu niño interior Dentro de nosotros hay un niño interior. Vivimos en la edad adulta totalmente desconectados de él, sin recordar que está ahí, incluso desconocemos su existencia en la mayoría de los casos. Esta desconexión nos hace caer en estados de ánimo a los que no solemos […]

Nuestro niño interior


Soy calma y serenidad
Ponte en manos de tu maestro interior IV Tienes un poder creativo ilimitado, y crear es amar.  En cambio, aquello que crees que eres es competitivo en vez de amoroso. Te percibes como un ser incompleto y necesitado, sin embargo esto sólo es una percepción.  Debes corregir esta percepción para […]

Ponte en manos de tu maestro interior IV


Cambio y desarrollo personal. La mejora continua. Estamos formados por tres elementos: La mente, el plano físico y el espiritual. Es necesario cultivar estas tres áreas, pues están íntimamente conectadas y el fallo de una de las tres afectará en las otras dos. En el plano mental es importante trabajar […]

Desarrollo personal. Mente, cuerpo y espíritu



Sigue TU voz… Para que podamos actuar de corazón, tenemos que ser felices. Obtener, en realidad, no significa nada y dar significa todo. Presta atención a tu voz interior, es la manera de no perderla de vista. Deja de escuchar a la voz de tu sistema de pensamiento, esa ya […]

Ponte en manos de tu maestro interior III


La verdad
Sobre la verdad Cuando tenemos miedo nos comportamos de manera cruel, hacia los demás y hacia nosotros mismos. Cuando tu mente deja de estar nublada, reconoce la verdad. Es en eso en lo que radica su fuerza. Nada, absolutamente nada puede destruir la verdad. Una mente que no es libre […]

Ponte en manos de tu Maestro Interno II


El poder de la mente
Para recordar… No tienes que creer en ideas ni tienes por qué aceptarlas o recibirlas con agrado, sin embargo las puedes aplicar, úsalas con consciencia sin apegarte a ellas. Tienes tu propia percepción de las cosas, por lo tanto tu mundo está basado en interpretaciones propias y no en hechos. […]

Ponte en manos de tu maestro interno I