Ponte en manos de tu Maestro Interno II


Sobre la verdad

Cuando tenemos miedo nos comportamos de manera cruel, hacia los demás y hacia nosotros mismos.

Cuando tu mente deja de estar nublada, reconoce la verdad. Es en eso en lo que radica su fuerza. Nada, absolutamente nada puede destruir la verdad.

Una mente que no es libre lo único que hace es crear cosas falsas. La mente aprisionada no es libre porque es refrenada por ella misma.

Las dificultades que tienes proceden del hecho de que no te reconoces a ti mismo ni reconoces a los demás como lo que son, ni reconoces tu Fuente.

El primera paso en el proceso de deshacer lo que no es verdad, es cuestionarlo.

Sólo en el momento en el que dejes de hacerte preguntas es cuando habrás alcanzado la verdad.

El conocimiento de la verdad provee la fuerza para el pensamiento creativo, no para la acción recta.

Cuando atacas el error que ves en otro, te estarás haciendo daño a ti mismo.

El ego es un intento erróneo de la mente de percibirte tal y como deseas ser, en vez de como realmente eres.

La mente separada no puede estar sino confundida. Está en conflicto porque está en desacuerdo contigo mismo. Opta por subsanar está separación.

La mente que está a servicio de lo que eres en realidad, cambia toda percepción.

Sólo necesitas conocerte a ti mismo para que tu conocimiento sea total.

El perdón es lo que sana la percepción. Es necesario que percibas correctamente a los demás.

La decisión de juzgar en vez de conocer, es lo que nos hace perder la paz. Los juicios siempre entrañan rechazo. Estar con los demás y contigo mismo sin emitir juicios de ninguna clase, trae un tremendo alivio y profunda paz.

La separación es un sistema de pensamiento. Tú no estás separado de nada.

Experimentas miedo a la destrucción de tu sistema de pensamiento como si se tratara del miedo a la muerte. Lo que existe es la creencia en la muerte.

Estar inspirado es estar en lo que tú eres de verdad. Puedes hablar desde el ego o desde tu Ser, según elijas. Reconoce quién eres.

Aprender significa cambiar. Al ego hay que enseñarle.

Cuando recuerdas, el ego reacciona con miedo.

Renuncia al papel de guardián de tu sistema de pensamiento y ofréceselo a tu Interior.

Nada de lo que haces, piensas o deseas es necesario para establecer tu valía.

El ego seguirá lleno de dudas mientras tú creas en su existencia.

Trata de no cambiar la realidad, sino aceptarla tal como es. 

Cuando sientas miedo, aquiétate y reconoce lo real y quién eres.

El ego es solamente una idea y no un hecho. Creer es función del ego. “Dar para obtener” es una ley del ego, que está siempre obsesionado con la idea de la escasez. El ego vive a base de comparaciones.

Si sigues creyendo en la separación, el ego seguirá existiendo.

El amor aflorará en cualquier mente que lo desee de verdad, pero tiene que desearlo de verdad. Quienes piden sinceramente, siempre reciben respuestas.

Tú tienes todo y lo eres todo

Tú tienes todo y lo eres todo

Tienes todo y lo eres todo.

Cuando tu estado de ánimo te diga que no has elegido correctamente, reconoce entonces que ello no tiene por qué ser así.

No careces de nada, excepto si así lo decides.

Si te sigues sintiendo culpable es porque el ego sigue al mando, sólo el ego puede experimentar culpabilidad.

Vigila tu mente, no dejes que divague, no tiene nada que ofrecerte.

¿Para qué? es la pregunta que tienes que aprender a hacerte en relación con todo. ¿Qué propósito tiene esto?

Lo único que le confiere poder al ego sobre ti, es la lealtad que le guardas.

Asocia la infelicidad con el ego y la felicidad con tu Interior.

Vive de tal formas que demuestre que tu no eres un ego.

Con todo mi amor.

 

Rebeca

 

Comparte en:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Acerca de RebecaSusana

Escritora. Psicoterapeuta Transpersonal, Coach Holístico, conferenciante y formadora. Enfocada en el desarrollo personal y transpersonal de las personas, con el objetivo de mejorar la vida de los demás.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *