Ponte en manos de tu maestro interior IV


Ponte en manos de tu maestro interior IV

Soy calma y serenidadTienes un poder creativo ilimitado, y crear es amar. 

En cambio, aquello que crees que eres es competitivo en vez de amoroso. Te percibes como un ser incompleto y necesitado, sin embargo esto sólo es una percepción.  Debes corregir esta percepción para dejar  de percibirte de esta manera.

Lo que proyectas o extiendes es real para ti. Crees en lo que proyectas.  Aprenderás lo que eres de lo que hayas proyectado en los demás y de lo que crees que ellos son.

Aprende a recordar lo que eres. “Eres el camino, la verdad y la vida”.

Hasta ahora has aprendido lo que no eres, pues el ego sólo enseña eso. Tu mente no le pertenece al ego. El enemigo del ego es tu amigo. 

La realidad es tuya porque tú eres la realidad. 

El ego no aprende nada en absoluto. Lo único que tienes que hacer es enfocarte para aprender. Entrega todas las capacidades a la Esencia, quien sabe cómo usarlas debidamente. La Esencia las usa para corregir la percepción, y al corregir esa percepción aprendes lo que es la plenitud, y al aprender lo que es la plenitud, aprendes a recordar.

El ego siempre trata de dividir y separar. Corregir es la manera de desvanecer la creencia de que existen diferencias entre tú y los demás.

Cuando despiertas al amor, estás simplemente olvidando lo que no eres, lo cual te capacita para recordar lo que sí que eres. El cuerpo no es más que un marco para desarrollar capacidades, lo cual no tiene nada que ver con el uso que se hace de ellas. Dicho uso procede de una decisión.

Sólo las mentes pueden comunicarse. Las mentes pueden comunicar pero no pueden hacer daño.

El cuerpo al servicio del ego, puede hacer daño a otros cuerpos, pero eso no puede ocurrir a no ser que se le haya confundido con la mente. 

Los que están libres de conflictos son íntegros. El amor es incapaz de hacer excepciones. Las excepciones se dan sólo cuando hay miedo. El miedo no produce alegría, la corrección si. El miedo genera separación. 

Al cambiar de mentalidad se produce un cambio en el instrumento más poderoso que jamás se haya dado para cambiar. Mientras sigas aprendiendo a través del ego creerás que has efectuado un cambio en ella. Tienes que aprender a cambiar de mentalidad con respecto a tu mente. Sólo así puedes aprender que tu mente es inmutable.

De la misma manera que puedes oír dos voces, también puedes ver de dos maneras. 

Tu mente es una luz potente que permite contemplar la mente de tus semejantes e iluminarlos sin separarlos de ti, contemplándolos como lo que son. Contempla esa mente en todas partes porque sólo esa Mente está en todas partes y en todas las cosas.

Descubre la verdad que mora en ti.

Renuncia completamente a los ataques. El miedo o el amor fabrican o crean, dependiendo de si es el ego o la Esencia el que los inspira, pero en cualquier caso retornan a la mente del pensador y afectan a la totalidad de su percepción. La mente que acepta el ataque es incapaz de amar.

Tu capacidad para dirigir tu pensamiento de acuerdo con lo que elijas es parte del poder universal. Si no crees que puedas dirigirlo, es que has negado que tu pensamiento tenga poder. 

El ingenio del ego para asegurar su supervivencia es enorme, más dicho ingenio emana del mismo poder de la mente que el ego niega.

Ten en cuenta, y es importante que seas consciente de ello,  que desde el ego sólo ves pasado.

El ego es un producto del miedo, reproduce miedo. El amor es tu poder que el ego tiene que negar. Nadie que lo tenga todo desea al ego. El amor es lo único que se puede entender, ya que sólo el amor es real, y por lo tanto, sólo el amor tiene sentido.

Las creencias no requieren vigilancia a menos que estén en conflicto. El estado de alerta es necesario contra las creencias que no son ciertas.

Lo que el mundo del ego es, es nada. No tiene sentido. No existe. No trates de entenderlo, porque si tratas de entenderlo es que crees que se puede entender. Tú no puedes hacer que lo que no tiene sentido, lo tenga. Lo único que se puede extender es la plenitud, la paz.

Estás triste porque no estás llevando a cabo tu función, y por lo tanto te estás privando a ti mismo de la felicidad. La separación es tu voluntad. Nunca podrás excluirte a ti mismo de tus pensamientos.

Cuando te relacionas con alguien, este alguien te está ofreciendo la oportunidad de verte a ti mismo, de reconocer la unidad y no la separación. Lo que le hagas a él, te lo estarás haciendo a ti mismo, pues por mucho que tú insistas en la separación perteneces a la unidad del todo y con todo.

Lo que crees ser, determina tus reacciones, y lo que deseas ser es lo que crees que eres. Lo que deseas ser, entonces, determina forzosamente todas tus reacciones. 

Todo lo que ves en el otro es un reflejo de la imagen que tienes de ti mismo mientras perdure la percepción.

Los que atacan no saben lo que son. Atacan porque creen que les falta algo. Comparte tu abundancia libremente y enseña a conocer a los demás la suya.

El ego es aquella parte de tu mente que no cree ser responsable de si misma, y puesto que nos es leal a la verdad es incapaz de tener confianza. La proyección siempre ve tus deseos en otros. Ve el amor que hay en ti y lo verás en todas partes, porque estás en todas partes. 

Sólo hay una manera de escaparse del pensamiento del mundo, del mismo modo en que sólo hubo una manera de adentrarse en él: Entendiendo totalmente al entender la Totalidad.

 

Con todo mi amor siempre,

                     ♥Rebeca ♥

                       (UCDM)

Comparte en:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Acerca de RebecaSusana

Escritora. Psicoterapeuta Transpersonal, Coach Holístico, conferenciante y formadora. Enfocada en el desarrollo personal y transpersonal de las personas, con el objetivo de mejorar la vida de los demás.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *