“El mercado” de la salud


“El mercado” de la salud

Amigos y amigas; Hoy me gustaría hablaros sobre un tema que cada vez está cogiendo más y más fuerza, y del cual, yo estoy totalmente en contra.

Vengo a hablaros del mercado de la salud.

Desde hace un tiempo, he ido conociendo diferentes empresas, centros, establecimientos mal llamados “de salud”. Centros donde prima una sola cosa ante todas, el dinero.

Cuando hablamos de salud, nos referimos a bienestar. Y yo pregunto, ¿qué precio pones tú para conseguir ese bienestar? Un técnico de la salud, ya sea nutricionista, dietista, entrenador personal, etc., debe tener clara una cosa, y es que la gente confía en nosotros como profesionales para mejorar su calidad de vida, y es por ello que dependen totalmente de nuestros conocimientos y experiencia para conseguirlo.

¿Crees que está bien abusar de su ignorancia, para así conseguir una mayor remuneración económica? Sinceramente, creo que ahí es donde viene el problema por el cual estamos pasando actualmente.

Desde el primer momento en el que vemos a nuestros clientes o pacientes como números, estamos desvirtuando esta profesión y anulando la verdadera vocación e importante interés de los  profesionales reales. La salud nunca ha de ser mirada como un generador de dinero, en donde lo único que importe sea llenar más y más el bolsillo.

Está claro que todo trabajo ha de ser remunerado, pero una cosa es cobrar por un trabajo bien realizado, y otra muy distinta es engañar para obtener mayores ganancias.

Batidos de fruta

Comer sano evita y cura enfermedades. Comida                          consciente. Comida con Conciencia

El papel de un nutricionista, es la enseñanza y educación nutricional. Hacer comprender que hábitos deben cambiar y qué formas de nutrición se deben llevar, qué alimentos son adecuados para cada persona y cuáles deben ser evitados; Y cómo tener una alimentación más consciente. Una vez, dejados claros estos puntos, entonces si podemos hacer uso de los suplementos alimenticios con la única finalidad de concedernos una ayuda extra a nuestro organismo en caso necesario.

Nunca se debe acudir a un centro en el que una dieta está única y exclusivamente basada en el uso de estos productos, los cuales  no son precisamente baratos.

Si privamos al cuerpo de los macronutrientes básicos, estamos limitando su capacidad de asimilación, y en el momento en que empecemos a ingerirlos de nuevo, vendrá el problema del famoso “efecto rebote”.

No me cansaré de repetir que un suplemento alimenticio jamás sustituye a una comida.

El papel de un nutricionista también tiene una característica importantísima, y es la individualización y/o personalización de la persona.

Cada persona requiere (y se merece), un tiempo específico y un trabajo personalizado, pues no todo funciona para todo el mundo. Por desgracia, cada vez se ven más y más centros donde en vez de consultas de nutrición, paracen fábricas de gente para perder peso. ¿Y como se consigue tratar a tanta gente? Muy fácil, a base de dietas básicas que pueden encontrarse de forma sencilla en internet.

¿A dónde quiero llegar con todo esto? Muy sencillo, la salud jamás debe ser vista como un mercado del cual aprovecharse, en donde lo único que importe sea ganar dinero a costa, obviamente, de la ignorancia de las personas que lo único que desean es mejorar su calidad de vida.

La gente confía en nosotros como profesionales, y es obligación nuestra ayudarles a conseguir sus objetivos, y una vez conseguidos esos objetivos, es cuando entonces podemos hablar de un trabajo bien realizado con su correspondiente retribución económica.

Lo que no se debe permitir es la manipulación de la ignorancia de los demás para un beneficio propio exclusivamente, porque nuestro fin es ayudar y dar servicio a los demás; El primer beneficiado debe ser aquel que viene a solicitar nuestra ayuda, y no al revés.

Mirar a la persona que viene a nuestra consulta como lo que es: Una Persona, un Ser humano, y no verle como una oportunidad de ganar dinero, extendiendo la dieta genérica sin tener en cuenta su salud. Cuando un “profesional” se comporta así, está convirtiendo la salud  en un simple mercado vacío de humanidad.

Mi consejo: Acude siempre a profesionales que demuestren que la salud es mas importante que su bolsillo. No busques dietas genéricas. Encuentra un profesional de vocación que te acompañe en tu salud.

Un cálido abrazo;

Rodrigo♥

Comparte en:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *